La sostenibilidad del ladrillo pone en valor su versatilidad

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

Desde hace más de 10.000 años, el ladrillo ha sido uno de los materiales estrella en todo tipo de proyectos arquitectónicos. El equilibrio en los procesos de fabricación y los aspectos económicos y sociales que evolucionan en paralelo, son los marcadores que posicionan los productos cerámicos como materiales sostenibles.

La fabricación de los productos cerámicos son un claro eje de sostenibilidad, donde se deben superar unos estándares en aspectos medioambientales, económicos y sociales, englobando las principales partes del concepto “Sostenible”. Cada producto exige ciertas capacidades, que se diferencian en pequeños matices pero se relacionan directamente por los conceptos que acompañan a la fabricación, distribución y uso.

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

 

Tanto los productos cerámicos vistos, como los productos cerámicos no vistos tienen una estrecha relación, que se basa en la materia prima natural y en los procesos de producción.

El agua y el fuego, tan lejos y tan cerca.

El fuego y el agua son las claves para hacer que nuestra preciada materia prima forme parte de nuestras vidas para siempre. La obtención de arcilla requiere que las fábricas se encuentren situadas en zonas estratégicas, significando la reducción de los aspectos contaminantes que conlleva su logística y transporte desde la cantera. La extracción de la materia prima debe realizarse de forma responsable, causando el menor impacto y generando impactos positivos del entorno.

La optimización de los sistemas de cocción y secado hace que el consumo de energía y emisiones generadas se vean reducidas notablemente, que acompañado a la sustitución de las nuevas energías, se añade a la esencia de la sostenibilidad. La mejora en los procesos de producción y extracción de materia prima, se complementan para obtener una gran eficiencia energética en el producto terminado. Los métodos de construcción más novedosos están sujetos a la versatilidad de los productos cerámicos como el ladrillo. Las exigentes necesidades del usuario final, la operatividad y la aplicación lógica de materiales cerámicos en los diferentes procesos constructivos de un proyecto, son los pilares de las tendencias en la arquitectura, la construcción y el interiorismo.

 

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

Ladrillos de verdad y para toda la vida

La durabilidad, robustez y resistencia ante los factores externos, convierten al ladrillo en un material esencial en la vida de una edificación. Su resistencia al fuego y sus capacidades hidrófugas según su aplicación, refuerzan la durabilidad de este histórico y duradero material.

El confort y la salubridad que obtienen los materiales cerámicos, se ven complementados por la gran capacidad de aislamiento acústico y por la regulación de la humedad, basada en los diferentes niveles de absorción y expulsión según el clima del entorno. Su comportamiento ante los cambios de temperatura y aspectos climatológicos, hace que el ladrillo sea un gran aliado para un buen aislamiento térmico. La gestión pasiva del calor y el frió hacen que los edificios mejores su resistencia térmica, que sumado a la durabilidad, resistencia y aislamiento térmico y acústico, repercute en su entorno económico y social reduciendo los gastos energéticos, suponiendo una mejora directa para el medioambiente.

El ladrillo es un material con bajo mantenimiento, lo que hace que su durabilidad implique un menor gasto con el paso del tiempo. Además de sus cualidades en vida, los productos cerámicos pueden ser reciclados y reutilizados de forma práctica y sencilla, convirtiéndose en un material para productos prefabricados, uso en carreteras e incluso como sustrato vegetal.

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

La sostenibilidad del ladrillo hace que su versatilidad sea aún mayor

¿Cómo aporta La Paloma Cerámicas la eficiencia energética a la sostenibildiad?

La Paloma Cerámicas hace que las fachadas ventiladas perduren por los restos de los restos. A través de la gama de ladrillos Gres Clínker Caravista Frontiss Brick, el ladrillo autoventilado que aporta un gran valor funcional y estético, se hace gran hincapié en el confort y usabilidad de los espacios.

Filtrar por color / Mostrando todos 10 resultados
Filtrar por color

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Ártico

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Navarra

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Otero

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Escorial

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Lanzarote

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Orotava

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Levante

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Oporto

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Asturias

Fachada Ventilada Frontiss Brick

Bilbao